2.12.10

Ella estaba enamorada de aquel flamante caballero, ese que le pintaba rosas en aquel viejo papel negro. El era un hombre muy distinto, sobresaliente a los demás, era bello sobre toda las cosas e increíblemente capaz. Inteligente hombre atractivo de pura sencillez, ángel y diablo al mismo tiempo, cualquier corazón era capaz de romper.!Ella era niña al mismo tiempo que también era mujer, era tierna en cada aspecto que la vieran y esa ternura la llenaba de poder, su sonrisa encantadora te podía enloquecer.Estaba tan enamorada que ya nada se podía hacer, la mirada de ese hombre la llegaba a convencer, el pecado la seguía era imposible escapar de el. El tiempo pasaba lento cuando no era junto a el, las flores se marchitaban y el jardín dejaba de ser un misterio que daba placer recorrer.Ese amor la atormentaba no la dejaba proceder, quería ser libre pero era imposible si en su mente mandaba el. Los días seguían pasando y su angustia por el también, no le veía sentido a la vida si ese hombre no la quería merecer. Fue aquélla tarde cuando su angustia por fin paro de crecer, las flores quedaron marchitas y el jardín sin ganas de renacer, todo quedo intacto en aquel atardecer. El amor no servia de nada si no la querían complacer, fue entonces cuando el jardín perdió la vida como aquella triste mujer, que no quiso seguir respirando por quien nunca iba a tener!

3 comentarios:

Shannancita dijo...

Buenisima historiaa♥

Alondra dijo...

Que bonita forma de escribir. La historia y la forma en cómo esta escrita es genial, aunque me dio penita, pero creo que eso es lo que todo escritor busca: aflorar todo tipo de sentimientos en sus lectores, y tú lo lograste.
Besos.

Analía(: dijo...

La historia es demasiado hermosa, aunque sí, es muy triste, pero me encanta sinceramente :) Muchas gracias por sus comentarios ♥